Hello,
We are at your disposal

Call us
900 835 840
Call free of charge

900 123 700
Call free of charge
Monday to Friday from 9:00 to 21:00

Los autocuidados en enfermos crónicos

Mejorar la calidad de vida con la enfermedad

Una de la nuevas indicaciones que se promueve desde los centros de salud son la promoción de los autocuidados en personas con procesos crónicos. Aquí tenéis un resumen con las principales recomendaciones.

Es una estrategia básica de la Dirección de Atención Primaria y la Sección de Promoción de la Salud del Instituto de Salud Pública. Con este fin se han elaborado materiales de apoyo para los pacientes y los profesionales sanitarios, entre otras acciones, para su puesta en marcha.

Aquí os dejo la información que se trasmite desde el ámbito en el que yo estoy trabajando que es la Comunidad Foral de Navarra.

Cuidarse

Para mejorar tu calidad de vida con la enfermedad, tienes que tener un plan de cuidados realista y flexible.

Este plan debe incluir las siguientes medidas:

  • Tabaco: si fumo, dejar de fumar y, en general, utilizar espacios sin humo de tabaco.
  • Alimentación: comer de forma regular, 4 o 5 comidas al día, un poco de todo, con una dieta baja en grasas y rica en frutas y verduras, así como tomar poca sal.
  • Ejercicio físico: hacer todos o casi todos los días al menos 30 minutos de ejercicio físico de intensidad moderada: caminar, nadar, bicicleta, etc.
  • Mantener el peso adecuado: Si se tiene sobrepeso, reducirlo poco a poco. Controlar el perímetro de la cintura.
  • Estrés: vivir con cierta calma. Identificar si aparecen señales de estrés e intentar reducirlo.
  • Toma de medicación: tomar la medicación que necesitas a la dosis y en la forma y horarios recomendados.
  • Realizar algunos controles: controlar la tensión arterial, el colesterol y la glucosa, conocer los valores adecuados y evaluar si los que obtienes en tus controles se corresponden con ellos.
  • Signos de alarma: saber reconocerlos bien y aprender qué tienes que hacer.
  • El personal de enfermería, medicina y trabajo social hace una función importante y te puede ayudar con tu plan.

Alimentación

Una alimentación sana contribuye a prevenir y controlar la enfermedad vascular y nos ayuda a sentirnos bien física y mentalmente.

Algunos aspectos a tener especialmente en cuenta son:

  • Las grasas: se trata de reducir ciertos tipos de grasas: carnes grasas, embutidos, salchichas, hamburguesas, patés, mantequilla, nata, bollería, pasteles, patatas fritas… que intervienen en la producción de depósitos de grasa en las arterias y aumentan el colesterol total y el colesterol “malo” o LDL colesterol.
  • Existen otras grasas como las de algunos pescados: sardina, trucha, salmón… o frutos secos: nueces… que tienen beneficios para el corazón y aumentan el colesterol “bueno” o HDL colesterol.
  • Las frutas y verduras: tienen efectos protectores, por lo que se recomienda consumir a diario ensalada, verdura y 2–3 frutas.
  • La sal: puede aumentar la tensión arterial. Se recomienda cocinar con poca sal y evitar el salero en la mesa, sustituir por especias y reducir los precocinados, conservas, aperitivos salados, sopas de sobre, mostaza, ketchup, ahumados, etc. que son ricos en sal.
  • Alcohol: Evita el consumo excesivo de alcohol por sus efectos perjudiciales sobre el corazón.
  • Raciones: Prestar atención al tamaño de las raciones. En general el tamaño de platos y raciones ha aumentado mucho y es necesario reducirlos.
  • Cómo preparar: No abuses de fritos ni condimentos. Hay formas más saludables de preparar las comidas, como la plancha o el asado.

Ejercicio físico

El ejercicio físico ayuda a relajarse, a controlar la tensión arterial, el peso, la glucosa y el colesterol. Además, hace más fácil sentirse mejor, con más vitalidad, menos cansancio y mejor humor.

Si está recomendado, la vida cotidiana ofrece innumerables oportunidades: desplazarse a pie o en bicicleta, bajarse del autobús una parada antes del destino y hacer un tramo andando, etc.

Además, es útil plantearse un programa de ejercicio físico: empezar andando 15 minutos cada día por terreno llano, y si es posible por un recorrido que nos agrade, e ir aumentando 5 minutos cada semana haciendo el ejercicio un poco más enérgico, que nos haga respirar más deprisa, sudar y cansarnos.

Es aconsejable:

  • Al menos 30–45 minutos de ejercicio todos o casi todos los días: caminar deprisa…
  • Entre 30 y 60 minutos de ejercicio más fuerte 2 ó 3 días por semana: bicicleta, natación, correr, bailes, etc.
  • Sin embargo, cuidado con las pulsaciones. Generalmente se recomienda que la frecuencia de las pulsaciones del corazón se sitúe entre el 60% y el 70% de las pulsaciones máximas para la edad. Se calcula con la fórmula: (220-edad) x 0,6 o x 0,7. Estas cifras pueden variar según la medicación.
  • Dos series de ejercicios de fuerza muscular (estiramientos, pesas…) de intensidad moderada, con 2–3 minutos de descanso entre ellas, dos días a la semana según la indicación del hospital o centro de salud. Tomar aire y echarlo al mismo tiempo que se realiza el esfuerzo.

Control de peso

Es importante apreciar nuestro cuerpo, su forma, su tamaño y mantener un peso saludable con un IMC entre 20 y 25

Para saber si el peso es adecuado para la salud utilizamos el Índice de Masa Corporal o IMC que se calcula así:

Se calcula según la expresión matemática: IMC= Masa/Estatura(2)

Además, se plantea mantener el perímetro de la cintura por debajo de 102 cm. en los hombres y de 88 cm. en las mujeres, porque representa la grasa existente entre los órganos del cuerpo y es ésta la que más se relaciona con las enfermedades vasculares.

Control de estrés

Controlar el estrés es posible y merece la pena; sacar tiempo para sí, descansar, cultivar el optimismo, cuidar las relaciones…

Un poco de estrés sirve para afrontar los retos de la vida. Demasiado es perjudicial.

Son causas de estrés: el tipo de sociedad y entorno en que vivimos, las situaciones difíciles de la vida, el tipo de vida que llevamos, no descargar la tensión física, formas de pensar, sentir y afrontar la vida estresantes, etc.

Hay señales de malestar emocional y de tensión física que nos dicen cómo estamos de estrés.

Dejar de fumar

Nada que decir, fumar es malo siempre y a cualquier edad.

Medicación

Cada persona necesita una medicación concreta. Es necesario tomar la medicación que se necesite, en la cantidad, forma y horarios indicados.

Es un resumen de las principales pautas del autocuidado pero su médico puede darle más información al respecto. En todo caso, si tiene alguna duda, puede dejar su pregunta aquí.