Hello,
We are at your disposal

Call us
900 835 840
Call free of charge

900 123 700
Call free of charge
Monday to Friday from 9:00 to 21:00

Talleres de estimulación, una buena actividad diaria

La estimulación cognitiva, una actividad muy recomendada

La estimulación cognitiva es una de las actividades más recomendadas para personas mayores, tanto las que tienen alguna patología como las que no. Existen multitud de actividades adaptadas a cada uno de las personas que deciden comenzar una terapia, con procedimientos distintos según su situación y objetivos diferentes. Lo importante es aprovechar las técnicas existentes para beneficiarse de sus resultados: una actividad mental más dinámica y un mejor estado de salud general.

Hoy vamos a hablar de los talleres de estimulación, una buena actividad diaria que la tercera edad debe incorporar en sus hábitos cotidianos.

Talleres de estimulación

Beneficios de los talleres de estimulación cognitiva

La estimulación cognitiva es un proceso mediante el cual, a través de una serie de ejercicios, se trabajan las capacidades cognitivas como la memoria, el cálculo, el razonamiento… con el objetivo de mejorar o mantener dichas capacidades.

En muchos centros de día, centros cívicos, instituciones públicas o centros privados, ofrecen una gran variedad de talleres de estimulación cognitiva muy apropiados para las personas mayores. Estas actividades son totalmente adaptables y flexibles, y permiten llevar a cabo un tratamiento y una prevención de las alteraciones cognoscitivas y neuropsicológicas de muchos ancianos.

Los beneficios más importantes de estos talleres son el tratamiento del deterioro cognitivo en personas mayores con enfermedades como el Alzhéimer o la Demencia, y la propia prevención de estas patologías, de pérdidas de memoria o de deterioro cognitivo.

Ejercicios cognitivos diarios para la persona mayor

Las actividades de estimulación son muy variadas y se enmarcan en programas más amplios que tratan diversos ámbitos: talleres de atención, de funciones ejecutivas, talleres de lenguaje, de estimulación de la memoria, de percepción… En función de la patología que tenga el enfermo deberá realizar unos u otros, pero vamos a centrarnos en los que son adaptables a cualquier persona mayor, sin que tenga ningún tipo de enfermedad neuronal.

En casa es posible realizar algunos ejercicios que ayudarán a la persona mayor a mantener sus capacidades, como pueden ser los siguientes:

Situación y orientación personal: debemos preguntarle qué día es, dónde estamos, dónde vamos a ir, qué planes tenemos para ese día, a qué personas vamos a ver… Se trata de tener presentes datos comunes y trabajar con ellos, de modo que no pierda la orientación temporal ni espacial.

Descripción de imágenes: bien escenas vistas en la televisión o escuchadas en la radio. Es importante que la persona describa estas imágenes tal y como se las imagina o las ve.

Cálculo y memoria: podemos ordenar a la persona operaciones sencillas o más complicadas, en función de su estado de salud, para que las resuelva mentalmente. También, a través de preguntas sobre acontecimientos pasados, conversaciones, llamadas telefónicas… podemos incentivar que la persona trabaje su memoria y trate de mantenerla fresca. También se puede hacer un ejercicio activo de memorizar 10 palabras y decir 7, o preguntar por los colores que aparecían en una imagen determinada.

Lectura: es importantísimo mantener unos hábitos de lectura diarios, ya sea por la mañana, después de comer o antes de acostarnos. Tener siempre un libro pendiente, unos textos que leer o artículos del periódico, son costumbres fundamentales para las capacidades de nuestro ser querido.

Escritura: de igual forma, debemos fomentar la escritura de frases, textos, palabras, crucigramas… potenciando y previniendo la pérdida de sus habilidades en esta materia.

Si incorporamos estos ejercicios en su día a día, conseguiremos una salud mental mucho más sólida y estaremos previniendo una enfermedad neuronal o el avance de la misma.