Hola,
Para cualquier consulta o para contratar, estamos a tu disposición

llámanos
900 835 840
Llamada gratuita

900 123 700
Llamada gratuita
Lunes a viernes de 9:00 a 21:00

6 consejos para viajar en septiembre en la tercera edad

Lo más importante es disfrutar de las vacaciones

Consejos para viajar en la tercera edad

En un post anterior hablamos de la importancia de los viajes en familia, de aprovechar al máximo las vacaciones estivales y disfrutar del tiempo libre juntos. En este tiempo, probablemente se organizarán viajes y excursiones en los que las personas mayores deben intensificar los cuidados y tener en cuenta factores especiales en relación al clima y la salud.

Vamos a hablar sobre estos cuidados y daremos 6 consejos para viajar en septiembre en la tercera edad, cuando tanto el clima como las condiciones del destino pueden cambiar.

Recomendaciones durante el viaje con una persona mayor

A la hora de realizar el viaje, es necesario tener en cuenta algunos aspectos, para tratar de que la persona mayor lo realice de la forma más cómoda posible:

  • Plan de medicamentos: es imprescindible llevar y conservar de la forma adecuada todos los medicamente que necesite tomar, bien por un tratamiento especial, o de forma cotidiana. Además, es recomendable también preparar un botiquín de emergencia con los elementos que pueda necesitar: analgésicos, productos para realizar curas, pastillas contra el mareo, termómetro, aparato para la tensión… Esto siempre quedara determinado por la posibilidad de que haya farmacias a mano en el destino al que se viaja.
  • Documentos oficiales: no hay que olvidar la tarjeta sanitaria de la persona mayor que viaja, la tarjeta sanitaria europea si es necesaria y los seguros especiales que requiera, así como tener localizados los médicos y centros de salud y urgencias en el lugar al que se viaje. También hay recordar llevar el DNI, el pasaporte si es necesario, las tarjetas bancarias…
  • Tiempo y espacio suficientes en los aeropuertos o estaciones: hay que prever con mucho tiempo la organización y espera en los lugares en los que se vaya a tomar un medio de transporte. Al viajar con una persona mayor, estos tiempos serán más amplios y es posible que haya que caminar. Se puede valorar la necesidad de una silla de ruedas en el aeropuerto, por ejemplo, que facilite los movimientos y permita a la persona mayor no fatigarse en exceso.
  • Maleta: La maleta debe ir cargada con la ropa adecuada para el viaje. Si es verano y el destino es cálido, debe ser cómoda y fresquita. En septiembre, puede hacer mucho calor en unos destinos pero frío en otros, por lo que es importante controlar previamente las condiciones de cada lugar. No hay que olvidar alguna prenda de abrigo para las noches o para los establecimientos en los que tengan el aire acondicionado muy fuerte. Los trajes de baño también merecen su espacio en la bolsa de viaje, nunca están de más  

Consejos durante las vacaciones

Una vez en el destino, hay que extremar las precauciones en ciertos momentos:

  • Mantener, en la medida de lo posible, las rutinas de alimentación: los viajes son una ocasión perfecta para saltarse una dieta o descubrir nuevos sabores y alimentos. No es necesario prohibirlo, pero siempre sin descuidar los buenos hábitos para no sentirse mal o indispuesto.
  • Es importantísimo ser cauto con el sol y el calor: la crema protectora debe ser nuestro mejor acompañante, independientemente de que se vaya a la playa o no. Aunque no haga el mismo calor que en julio, es recomendable protegerse la piel incluso en un paseo por la calle. Si la playa es nuestro destino en septiembre, también es bueno llevar gorros o sombrillas que nos permitan disfrutar de ella sin peligro de quemaduras o de la influencia negativa de los rayos ultravioleta. Hay que tener mucho cuidado incluso descansando en la sombra y permanecer muy atentos a las posibles bajadas de tensión por temperaturas elevadas.

Lo más importante es disfrutar de las vacaciones y el viaje, pero sin dejarse llevar por los excesos. Se puede llevar una vida activa siempre que la persona mayor esté dispuesta y tenga ganas por hacer las cosas. Si no, un buen descanso o quedarse en casa son opciones perfectas también para aprovechar los últimos días de verano.