Hola,
Para cualquier consulta o para contratar, estamos a tu disposición

llámanos
900 835 840
Llamada gratuita

900 123 700
Llamada gratuita
Lunes a viernes de 9:00 a 21:00

Actividades de ocio para mayores

Son muy recomendables para la salud

Actividades de ocio para mayores

Con el nuevo curso, son muchas las personas que deciden apuntarse a alguna actividad, sesiones formativas, clases grupales… relacionadas tanto con el cuerpo como la mente. Existen muchas posibilidades para todos los públicos, y en el caso de las actividades de ocio para mayores, hay muchas áreas en las que poder desarrollarse. Además, estas clases suelen ser gratuitas y son muchos los ayuntamientos o centros públicos que las ofertan.

Beneficios de apuntarse a actividades de ocio

Las actividades para mayores son muy recomendables para su salud. No sólo porque permiten desarrollar más sus capacidades mentales y físicas, sino porque les hacen pertenecer a un grupo, regirse por un protocolo establecido y crear relaciones personales que pueden aportarles muchos beneficios.

En ocasiones, los propios familiares de estas personas les reducen sus posibilidades porque creen que no serán capaces de participar en estas actividades. Pero no es así: lógicamente dependerá del estado de salud de cada una de ellas, pero teniendo en cuenta sus limitaciones, pueden llevar a cabo muchas labores en contacto con la naturaleza, talleres en los que pueden estar sentados o incluso actividades en el propio domicilio.

Los beneficios que estas actividades aportan a nuestros mayores son:

  • Aumento de la sensación de bienestar general, de cuerpo y mente: siempre en función de la actividad desarrollada, la persona que la ejercita se sentirá mejor consigo misma y conseguirá una mayor estabilidad, mejores patrones de sueño, reducción de estrés y aumento de la autoestima y seguridad en sí mismo.
  • Potenciación de las relaciones interpersonales: el compartir una actividad con otras personas permite crear nuevas relaciones, conocer en profundidad a otras personas y mejorar la capacidad comunicativa y de integración.
  • Fomento de la independencia y la autonomía: una vez que la persona se da cuenta de sus capacidades, de su posibilidad de participar en nuevas actividades, aumenta su ilusión por hacer cosas y favorece su autonomía.
  • Mejora de la salud: como consecuencia inmediata de la actividad física o incluso cognitiva, la salud de nuestros mayores mejorará notablemente y, con ella, su razonamiento mental.

Clases y actividades recomendadas para mayores

Una vez conocidos los beneficios que aportan las actividades de ocio para mayores es hora de decidir cuál de ellas es la más apropiada. Os detallamos las posibilidades que existen en casi todas las provincias:

  • Actividades físicas: Las actividades grupales relacionadas con la actividad física suelen ser senderismo, gimnasia para mayores, mantenimiento físico, bici o incluso carrera ligera. Para ellas sí es necesario mantener un mínimo de acondicionamiento físico. Sin embargo, también es posible participar en un programa de ejercicios que esté completamente adaptado a cada persona y a sus capacidades y cualidades personales.

  • Actividades cognitivas: En los centros de día, centros cívicos y otras organizaciones se ofertan numerosas actividades que potencian el área cognitiva de nuestros mayores. Éstas pueden ser juegos de mesa, de cartas, dominó, manualidades, distintos talleres…

  • Actividades motrices: Muchas personas mayores necesitan realizar este tipo de actividades no sólo para aprovechar su tiempo de ocio, sino también porque son esenciales para mejorar ante distintas enfermedades como Parkinson, Alzhéimer o cualquier deterioro físico o cognitivo. Se trata del taichí, el yoga, la musicoterapia, incluso el pilates adaptado a estas personas. Los beneficios que les aportan son innumerables.

  • Actividades sociales: Además de todas ellas, siempre es recomendable asistir a otro tipo de actividades que potencian las relaciones interpersonales y aportan conocimiento y cultura a nuestros mayores. Algunos ejemplos pueden ser ir al teatro, participar en tertulias, clases de baile e incluso asistir a actos sociales como fiestas o eventos.

Lo importante es que las personas mayores permanezcan activas y, dependiendo siempre de su estado de salud y posibilidades, se muevan en una dinámica que les aportará numerosos beneficios y calidad de vida.