Hola,
Para cualquier consulta o para contratar, estamos a tu disposición

llámanos
900 835 840
Llamada gratuita

900 123 700
Llamada gratuita
Lunes a viernes de 9:00 a 21:00

El cuidador de un enfermo de Alzhéimer en el Día Mundial de esta enfermedad

La OMS pretende destacar la labor de las personas cercanas al enfermo

El cuidador de un enfermo de alzheimer

Este año, el Día Mundial del Alzhéimer, celebrado el pasado 21 de septiembre, contó con un  lema muy especial: “El valor del cuidador”. Con él, la OMS pretende destacar la labor de las personas cercanas al enfermo de Alzhéimer, “el gran olvidado en la batalla” y quien más sufre sus consecuencias.

Consejos para el cuidador de un enfermo de Alzhéimer

El cuidador de un enfermo de Alzhéimer pasa por distintas fases según el grado de enfermedad que tenga su ser querido. En este sentido, lo más importante es estar bien preparado y conocer las situaciones que pueden suceder con el objetivo de anteponerse a ellas, para que la calidad de vida de ambos sea lo mejor posible.

Según las conclusiones de la Fundación Vianorte-Laguna, el 70% de los cuidadores no profesionales de estos enfermos está en riesgo de sufrir trastornos orgánicos y fisiológicos, debido a la sobrecarga a la que están expuestos, a lo que se suman el descuido de otras labores o sus relaciones familiares y sociales. Un 75% de ellos sufre estrés y un 50% depresión. Las cifras son reveladoras.

A continuación, detallamos varios consejos para el cuidador de un enfermo de Alzhéimer que le ayudarán a sentirse protegido ante el nuevo escenario en el que debe convivir:

  • En los casos en los que la enfermedad comienza a tener sus efectos, debe prepararse para lo que está por llegar. Leer, conocer, preguntar, acudir a los especialistas para que le ayuden a encontrarse en un nuevo contexto en el que deberá moverse y tratar de hacerlo lo mejor posible. 
  • Es importante tratar de mantener una vida social en la medida de las posibilidades. Aunque probablemente el tiempo libre se emplee en descansar y estar en casa, resulta muy beneficioso ver a otras personas, mantener una conversación o realizar una llamada telefónica a un amigo o familiar de otro ámbito.
  • Una de las consecuencias a las que se ven expuestos estos cuidadores es la dejadez de sus tareas domésticas y personales. Un consejo es intentar mantener costumbres como ir a la peluquería cuando se suela hacer, hacer la compra aunque sea en menor cantidad y no descuidar la alimentación personal ni familiar (hijos y otras personas a su cargo).
  • Aunque el tiempo de cuidados a la persona enferma suele ocupar la mayor parte del día, es importantísimo intentar mantener el ritmo de vida personal que se llevaba hasta el momento, para que la atención que se ofrezca no atrape la dinámica del día a día del cuidador. Si se intenta hacer realidad esta práctica, se evitarán muchos problemas de estrés, depresión y sentimientos de culpabilidad que se generan cuando el cuidador comienza a tener sensación de que no emplea todo el tiempo necesario en su familiar. 

En este contexto, el papel que debe jugar la sociedad es crucial. Es muy importante que se concedan ayudas y que se intente crear un entorno que facilite al cuidador conciliar los cuidados con su vida familiar y laboral. Los beneficios serán globales: por un lado, el cuidador dispondrá de los factores necesarios para conciliar todos los ámbitos de su vida. Por otro, el enfermo de Alzhéimer estará bien atendido y no se verá repercutido por sentimientos de culpa de su cuidador, situaciones de estrés que puedan perjudicarle ni otros factores ajenos a su enfermedad.

¿Cuándo contar con un servicio de teleasistencia?

En la evolución de la enfermedad de Alzhéimer se producen muchos estadios que es necesario reconocer y ante los que hay que actuar con cierta urgencia. Existen casos en los que los síntomas todavía no están muy avanzados y la persona enferma todavía es independiente, puede llevar por sí misma su día a día y solo necesita ayuda en determinados momentos. En esta situación, un servicio de teleasistencia ofrece un soporte muy importante. La asistencia Classic de Atenzia es una de las modalidades más adecuadas para atender a las personas enfermas y dependientes en los momentos en que lo necesiten.