Hola,
Para cualquier consulta o para contratar, estamos a tu disposición

llámanos
900 835 840
Llamada gratuita

900 123 700
Llamada gratuita
Lunes a viernes de 9:00 a 21:00

Síntomas de la astenia primaveral

Cansancio, desgana y alteraciones en el estado de ánimo

Astenia primaveral

La astenia primaveral es un estado particular de salud que afecta a una parte de la población y que genera cansancio, desgana y alteraciones en el estado de ánimo, cuando llega la primavera. Aunque aún no se ha determinado su condicionante médico y no existe un tratamiento específico para combatirla, sí se ha demostrado la relación de esta estación del año con el bienestar emocional de estas personas. ¿Cuáles son los síntomas de la astenia primaveral?

Causas y síntomas de la astenia

Las causas principales que se han descrito acerca de las alteraciones de ánimo en las personas en primavera se relacionan directamente con el cambio de hora, de los patrones de luz y los cambios en las costumbres en esta época del año.

Estas alteraciones provocan síntomas en nuestro organismo como sensación de tristeza, apatía, desgana y falta de motivación. También, es posible que las personas afectadas se encuentren más cansadas y tengan dificultad para dormir.

Además, se ha comprobado que estas consecuencias inciden más en los niños y en las personas mayores, por lo que hay que prestar especial atención a estos grupos de población. En la convivencia diaria, es importante estar pendiente de la influencia de este trastorno en los ancianos. En caso de vivir solos o necesitar alguna ayuda, siempre pueden contar con el servicio de teleasistencia que les permita estar conectados 24 horas al día.

¿Qué hacer para tratar la astenia primaveral?

Algunos consejos que podemos poner en práctica para reducir el impacto de esta época del año en el estado anímico son:

  • Mantener una vida sana y una alimentación variada y rica en nutrientes.
  • Seguir unas rutinas: si adecuamos el organismo a unos horarios y costumbres más o menos fijas, le ayudamos a no desequilibrarse por condicionantes externos, sobre todo en el caso de los niños y los ancianos.
  • Hacer ejercicio: La actividad física genera endorfinas, una hormona que potencia el bienestar anímico de las personas y les hace sentirse bien. Este ejercicio debe ser adecuado a la edad y salud de cada uno: cualquier actividad propia de la vida cotidiana es importante para mantenerse activo, como subir escaleras o ir a la compra.
  • Dormir bien: Es importante respetar las 8 horas de descanso que una persona necesita y mantener ciertas costumbres relajantes antes de conciliar el sueño.
  • Buscar actividades que aporten felicidad: reuniones con amigos, clases, llevar a los nietos al cine, plantar flores y cuidarlas… cualquier nueva motivación que nos creemos y que nos permita disfrutar de ella un ratito cada día ayudará a combatir la sensación de desánimo.
  • La voluntad personal siempre ayuda a superar estas fases más apáticas que el organismo puede sufrir en primavera, y que son totalmente normales. Es importante saber reconocerlas y seguir estos consejos para combatirlas, con el objetivo de disfrutar al máximo de una de las estaciones más bonitas del año.